16/02/2007

Aún no hay juicio a los hermanos Tzompaxtle y Gustavo Robles, acusados de terrorismo, denuncian

Haydeé Martínez
Ciudad de México
No se ha aplicado el derecho que todo mexicano tiene a un juicio justo, tal como lo señalan las normas nacionales e internacionales, a los presos indígenas nahuas Gerardo Tzompaxtle, Jorge Marcial Tzompaxtle y Gustavo Robles López, acusados de participar en el "delito de violación a la Ley Federal contra la Delincuencia Organizada con finalidad de cometer terrorismo que operaban en la sierra de Guerrero y Veracruz", informó ayer la Red Solidaria Década Contra la Impunidad.
En una carta presentada en conferencia de prensa y dirigida al presidente Felipe Calderón; al secretario de Gobernación, Francisco Ramírez Acuña; al titular de la PGR, Eduardo Medina Mora, así como a las organizaciones de derechos humanos nacionales e internacionales, y firmada por el obispo emérito de San Cristóbal de las Casas, Samuel Ruiz García, se señala que hasta la fecha no se ha iniciado juicio alguno contra los tres presos que permanecen en el Reclusorio Norte de la ciudad de México, a pesar de que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) reconoce que fueron detenidos en forma arbitraria y que el juez 12 de distrito solicitó su traslado al Centro de Readaptación Social de Amatlán de los Reyes, Veracruz.
Los tres presos son criminalizados sólo porque son hermanos de Andrés Tzompaxtle Tecpile –conocido como el combatiente Rafael, que en 1996 aceptó bajo tortura, que era integrante del Ejército Popular Revolucionario (EPR), luego de que fue detenido en Guerrero por efectivos del Ejército y trasladado a cárceles clandestinas de esta entidad y de la ciudad y el estado de México. Los abogados Alfredo Legaría y Javier Ramírez denunciaron que contrariamente a la solicitud de traslado que se requirió desde septiembre 2006, éste no se ha llevado a cabo, con lo cual las autoridades incumplen con la ley que indica que la transferencia deberá efectuarse en el improrrogable término de 48 horas, para entonces completar la defensa de los presos políticos.Manifestaron también que la integración de la averiguación en su contra "no cuenta con elementos certeros que los consignen por el delito de terrorismo", de tal forma que a estas alturas deberían gozar de su libertad absoluta.
En las instalaciones del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, frente a pocos medios de comunicación, la Red Década Contra la Impunidad y el obispo Samuel Ruiz, exigieron que el caso de los hermanos Tzompaxtle Tecpile y Gustavo Robles se lleve en estricto apego a un juicio justo, tal como lo marcan las normas nacionales y los tratados internacionales.
Rechazaron además cualquier intento de intimidación a los defensores de derechos humanos, como el ocurrido el día 12 de enero del 2007, fecha en que los integrantes de la Red Solidaria recibieron dos amenazas telefónicas.Por su parte, Magdaleno Tzompaxtle, hermano de los dos presos, dijo que las detenciones sin fundamento se deben más a una venganza política del Estado porque son familiares de Andrés Tzompaxtle, y exigió la libertad inmediata de los recluidos.
Los indígenas de la Sierra de Zongolica, Gerardo y Jorge Tzompaxtle Tecpile y Gustavo Robles fueron detenidos el 12 de enero de 2006 por integrantes de la Policía Federal Preventiva en la zona del puente peatonal de Buena Vista, ubicada sobre la autopista Orizaba-Fortín de las Flores, en Veracruz.
El 13 de octubre el relator Especial para los Derechos Humanos y Libertades Fundamentales de los indígenas de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Rodolfo Stavenhagen, expresó su preocupación por las violaciones a los derechos humanos que están sufriendo los hermanos Tzompaxtle y Gustavo Robles.